Bancarrota Capítulo 7 es la forma más común de Bancarrota personal pero ¿qué es la bancarrota y como aplicar?

Declararse en quiebra es una decisión importante. Si por mala fortuna estamos en una situación económica desesperada, y queremos proteger en la medida de lo posible nuestra seguridad financiera, rehacer nuestro futuro y solvencia, y evitar por ejemplo que nos embarguen nuestra vivienda (según el estado varía la protección), la bancarrota capítulo 7 o bancarrota personal puede ser la opción que nos puede ayudar.

Sin embargo, no siempre es la solución idónea para todas las personas. Según el caso, puede ser más interesante intentar llegar a acuerdos con los acreedores, o bien buscar la ayuda de familiares o amigos.

Si la quiebra es la única opción, tenemos que saber que no es un proceso económico y que va a afectar nuestra habilidad para obtener crédito, arrendar un apartamento, entre otras cosas. Hay costes dependiendo de nuestra situación. ¿Y si no podemos afrontarlos? No hay que preocuparse, hay formas para hacerlo, y vamos a explicarlas a continuación.

1. Seleccionar el tipo de bancarrota

Lo primero que tenemos que saber es qué es exactamente una quiebra o bancarrota. Se trata de una declaración legal por la cual hacemos pública nuestra incapacidad de afrontar deudas, esto puede ser por varias razones como por ejemplo:

  • Se ha incurrido en una cantidad de deudas de por tarjetas de crédito que es demasiado alta y no se puede pagar.
  • causas no previstas como haber perdido el trabajo, un accidente o cuentas médicas.

El estado regula nuestra situación y la ley nos permite acceder a una serie de ventajas para paliar en la medida de lo posible nuestro problema económico.

Una vez que se haya decidido a declararse en quiebra debe hablar con un abogado de bancarrota para que le ayuda a entender su situación.

2. Las ventajas de la bancarrota capítulo 7 tanto como el capítulo 13 son:

  • Se paralizan las acciones de los acreedores. Ya no podrán iniciar reclamaciones ni ponerse en contacto con nosotros, lo cual puede ser un gran alivio para muchas personas.
  • Exención de embargo. En esta situación, algunas propiedades quedan automáticamente protegidas, como puede ser nuestra residencia (en algunos estados).
  • Condonación de deudas no aseguradas: Permite que las deudas comunes se perdonen. Suelen ser los gastos que nos asfixian cada mes, como el pago de tarjetas de crédito, facturas médicas, etc. También se perdonan algunos pagos de impuestos de más de 3 años de antigüedad.

Tendremos que buscar asesoría para la declaración de quiebra, sobre todo para saber cómo va a realizarse y a qué capítulo nos vamos a acoger. Si no tenemos suficiente dinero para pagar un consultor crediticio y un abogado, podríamos hacer la solicitud personalmente, pero es muy importante conseguir asesoramiento. Hay organizaciones sin ánimo de lucro que pueden ofrecernos ayuda gratuita. Consulte en su comunidad en las oficinas de atención social.

3. La declaración

Una vez nos hemos decidido, tendremos que presentar la solicitud correspondiente ante el tribunal de bancarrotas. Seleccionaremos acogernos al capítulo 7 (un nuevo comienzo) o al capítulo 13 (plan de pagos). Es decir, si no tenemos apenas ingresos y nuestra situación es muy precaria, casi nos interesará más empezar de nuevo completamente, si bien tiene sus inconvenientes. Por el contrario, si las deudas nos agobian pero tenemos ingresos, quizás un plan de pagos a través del capítulo 13 sea lo ideal. En ese caso, se establece una cuota que se paga a un fideicomisario, que se encargará de repartir el dinero entre los deudores. Tiene la ventaja de que podremos retener más bienes y lograr una situación financiera normal una vez terminado el plan de pagos.

La solicitud inicia el proceso, pero no es ni mucho menos fácil, y tendremos que recurrir a un abogado que nos lo gestione. Es posible hacerlo uno mismo, pero la complejidad es bastante alta: nos van a pedir documentación, y si nos equivocamos, nos denegarán la solicitud. Esa documentación incluye un examen de los medios económicos conocidos, listado de activos propios y sus valores, listado de acreedores, registros e historiales de cuentas bancarias con sus saldos, y algunos documentos más.

4. Costo de la bancarrota capítulo 7

Si no podemos pagar los costes, tenemos alternativas

Si nuestra situación económica es muy grave, no nos desanimemos, podemos realizar el proceso. Eso sí, vamos a tener que esforzarnos. Lo primero será tratar de evitar el pago de la solicitud: $306 es el coste de iniciar el capítulo 7. Para ello nos pedirán que estemos bajo el nivel de pobreza según un baremo que podemos consultar en el propio estamento.

El gasto más importante corresponde al abogado. Debemos meditar bien si queremos prescindir de él, porque las alternativas son complicadas. Si no tenemos para pagar los honorarios, podemos contactar con la oficina local de Ayuda Legal, que nos buscará un abogado con una tarifa baja o ad honorem (gratuito o de beneficencia).  Según nuestro caso, nos podrán ayudar.

Por último, podemos tratar de hacer el proceso nosotros mismos. Hay que tener cuidado si vamos a dar este paso, porque se trata de algo complicado, y un error puede incluso empeorar las cosas. Trataremos siempre de obtener un mínimo de asesoramiento, no ir a ciegas.

¿Cómo calificar para bancarrota personal?

Bancarrota Capítulo 7

 

La Bancarrota es una protección que establecida por el gobierno federal para los individuos que no pueden pagar sus deudas y así evitar que las agencias de colección, tarjetas de crédito y bancos puedan tomar represalias o acciones legales en contra de la persona que se declara en quiebra.

Bancarrota Capítulo 13

La Bancarrota Capítulo 13 te da un período de tiempo para que puedas pagar una porción de la deuda establecida por un juez a tus acreedores. Una vez que se determine cuanto de tus ingresos quedan disponibles después de tus gastos, hacemos un plan de pago razonable y se lo promonemos al tribunal de bancarrota para que se pague la deuda en un plazo de 3 a 5 años.

Bancarrota en Español

En la Bancarrota consumidores y empresas pueden eliminar o repagar parte o todas sus deudas bajo la protección de la Corte Federal de Bancarrotas.

Consulta telefónica

La Bancarrota personal puede ser una de las situaciones más estresantes a que se puede enfrentar un individuo en su vida. No dudes en contactar un abogado de bancarrota personal para que te ayude a analizar tu situación financiera y ver si calificas.

Consulta Gratuita

La consulta para la Bancarrota es totalmente gratuita. Llama hoy y agenda tu consulta con un abogado que se especializa en casos de bancarrota personal.

Resultados 

Contrata un abogado de quiebras que tenga más de 15 años de experiencia y que haya ganado cientos de casos de bancarrota obteniendo resultados positivos.